Actualmente FECOBA cumple con sus objetivos, representando a casi 200 Cámaras Sectoriales, Centros Comerciales, Industriales y de Turismo, y a las Mujeres y Jóvenes empresarios de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

fecoba Circulares

Home > Áreas > FECOBA Circulares

ANÁLISIS DE LAS PYMES INDUSTRIALES de CABA


28 de diciembre de 2018

Compartir

 

La industria Pyme necesita las condiciones adecuadas para producir y desarrollar con éxito su actividad. Con ese objetivo, desde la Secretaría de Industria de la Federación de Comercio e Industria de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires (FECOBA) examinamos cinco factores clave: Capital, Costos, Mercado, Estado y los Talentos; 5 dimensiones que condicionan el éxito de la actividad industrial en general y su desempeño en Argentina en particular y, específicamente, en este momento tan singular se llega a la siguiente conclusión: LA INDUSTRIA NO ES ALGO QUE SIMPLEMENTE SUCEDE, PROPICIAR LAS CONDICIONES ADECUADAS ES LA CLAVE PARA QUE UN PAÍS CUENTE CON INDUSTRIA NACIONAL.

El análisis que proponemos se basa en estos 5 factores que consideramos de vital importancia para comprender la situación actual. Vale considerar que cuanto más PyME es la industria, mayor es la presión que experimenta.

Si hablamos sobre el CAPITAL observamos que las condiciones de volatilidad de la economía y las altísimas tasas de interés dificultan enormemente la inversión y la financiación por medios formales de las operaciones. Los cambios sistemáticos de políticas experimentados en las diferentes décadas confunden al empresario al momento de tomar decisiones de crecimiento. Tal es así que en algunas industrias liquidar sus stocks al costo, resignando rentabilidad, antes que financiar sus operaciones con créditos a las tasas desproporcionadas que ofrecen los bancos pasa a ser un salvavidas de corto plazo, con las consecuencias por todos conocidas.

Cuando de TALENTOS se trata encontramos que el alto costo de las cargas sociales, el alto nivel de conflictividad y la baja calificación del personal ofrecido se alinean para configurar la situación que está viviendo el sector.

Al considerar los COSTOS INDUSTRIALES nos encontramos también con una combinación tóxica, por la devaluación que arrastra a los insumos importados dependientes del tipo de cambio; en los insumos nacionales impactados por la inflación y los aumentos de tarifas de energía. Los Costos han sido crecientes y no se vislumbra un horizonte de estabilización a corto plazo.

Al mirar y analizar el MERCADO y CADENA DE VALOR notamos que el mismo se encuentra oficialmente en recesión y la cadena de pagos interrumpida por la insolvencia de algunos eslabones. Eso sumado a las ventas de baja o nula rentabilidad para evitar los costos financieros precipitan los cierres de empresas. Por otra parte, la apertura y facilitación del ingreso de mercaderías industriales en avalancha redujeron fuertemente el mercado de los productos de industria nacional.

Por ultimo pero de no menor importancia, al examinar el rol del ESTADO debemos destacar que los programas de promoción o fomento a la actividad industrial, de uso común en los países donde la industria forma parte de la estrategia de desarrollo, no fue una práctica habitual de los últimos años y, por el contrario, la carga tributaria es agobiante. El precio de los productos de venta formal al público está afectado por más de un 50% de impuestos, teniendo en cuenta como mínimo IVA y Ganancias.

Por otra parte, no se puede desconocer que el mundo está inmerso en la Revolución 4.0 y los países más desarrollados diseñan programas para la producción industrial con alto grado de implementación de nuevas tecnologías. El Estado debe liderar las estrategias para el cambio, trabajando en conjunto con los Sectores Industriales. El desafío de las Pymes Argentinas, no solo es poder atravesar la complicada situación actual sino también encontrar la forma de incorporar los cambios necesarios que trae esta Revolución 4.0.

En resumen, no se trata de ser optimista o pesimista sino de proponer un punto de partida común de la matriz de viabilidad para la Industria Argentina y servir además, si existiera razón alguna para hacerlo, como base mínima de análisis comparativo con nuestra propia historia de cara a los desafíos de este siglo y particularmente para el desarrollo de la actividad durante 2019.